Sí, en la medida en que los ingresos lo justifiquen y tu respaldo patrimonial sea acorde.